INICIO / Interes general / La inflación de julio fue de 7,4%, la cifra mensual más alta de los últimos 20 años

La inflación de julio fue de 7,4%, la cifra mensual más alta de los últimos 20 años

En abril del 2002 se había registrado un 10,4%; desde enero último, el IPC trepó a 46,2% y en el último año llegó a 71%. En el Gobierno admiten que este mes y el próximo serán los más altos de todo el mandato de Alberto Fernández.

La inflación de julio alcanzó un récord en las últimas décadas y fue de 7,4%, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). De esta manera, la suba de precios en los primeros siete meses del año fue de 46,2% y, en los últimos doce meses, la cifra acumulada trepó a 71% por ciento.

El resultado de julio representó el índice mensual más alto del año luego del 6,7% registrado en marzo y también el mayor desde 2002, cuando finalizó el plan de convertibilidad que había eliminado la inflación por 10 años. Hasta ahora, el índice mensual más alto había sido en abril del 2002, cuando el IPC fue del 10,4 por ciento; y, a nivel interanual, el más alto es el de enero de 1992, con el 76 por ciento.

El dato de inflación mensual sufrió otro fuerte salto luego de la aceleración que había comenzado a mostrar en junio, cuando fue de 5,3% y marcó así el fin de la tendencia de leve caída que arrastraba desde marzo. Para agosto el Gobierno y las consultoras ya prevén una cifra también muy elevada.

El ritmo de los precios al consumidor

La inestabilidad cambiaria y financiera que se desató desde junio y especialmente en julio, con el recambio de autoridades en el Ministerio de Economía, la salida de Martín Guzmán, el paréntesis de menos de un mes de Silvina Batakis hasta la llegada de Sergio Massa al Palacio de Hacienda deterioró algunas de las variables que impactan de plano en la formación de precios.

Los dólares paralelos que se negocian en el mercado financiero y el tipo de cambio libre experimentaron saltos pronunciados que los llevaron, en algunos casos, en su momento de mayor volatilidad, a niveles cercanos a los 350 pesos. Recién con la asunción del ex presidente de la Cámara de Diputados como nuevo ministro de Economía el Gobierno consiguió cierto alivio, al menos en el frente cambiario.

De todas formas, en el Poder Ejecutivo reconocen que este dato de julio dado a conocer hoy y el próximo de agosto que se conocerá dentro de un mes serán los dos números de subas de precios más graves que tenga que afrontar el mandato de Alberto Fernández. “Va a ser un shock para el Gobierno”, admitían en los últimos días en los despachos oficiales.

Sergio Massa planteó en su primer paquete de medidas como ministro que abordará la inflación, principalmente, por la vía de decisiones macro como el corte en la emisión monetaria desde el Banco Central para asistir al Tesoro, y un ajuste y fuerte control de la ejecución presupuestaria para mantener a raya el gasto público en lo que queda del 2022 y poder cumplir con la meta de reducción de déficit acordada con el Fondo Monetario.

Por lo pronto, la última cifra de inflación implicará un recálculo de las proyecciones anuales que hacen economistas, consultores y bancos que participan del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central. Ya antes de conocerse el IPC de julio este sondeo marcaba una estimación de inflación para este año superior al 90 por ciento, aunque FIEL calculó que será del 112%. Así, será el número anual más alto desde la salida de la hiperinflación de 1989.

Por lo pronto, la primera respuesta del Gobierno ante el IPC de julio fue a través de una reajuste de tasas de interés. Por un lado, buscará el Banco Central por una decisión de directorio volver a subir el rendimiento de los plazos fijos para impedir que los ahorros en pesos pierdan contra la inflación. Por otro, la Secretaría de Finanzas buscará que los bonos que emitirá este jueves tengan una tasa de interés que sea lo suficientemente atractiva para conseguir financiamiento.

En julio, la inflación de la Argentina superó en julio la de Venezuela, que se ubicó en el 5,3% según una medición independiente del gobierno de Nicolás Maduro.

Con el dato de junio, la Argentina ocupó el séptimo lugar luego de transcurridos seis meses del 2022, con el 64% acumulado en el último año, luego del Líbano con 211%, Sudan 199%, Venezuela 170%, Siria 139%, Zimbabwe 131 y Turquía 78 por ciento. De este modo, superó la suba de precios de varios países africanos: Etiopia 34,5%, Angola 23,9%, Sierra Leona 17,3%, Nigeria 16,1% y Zambia 15,7 por ciento.

En julio, luego de la Argentina se ubicó Chile con el 1,4% (13,1% en un año); Colombia 0,8% (0,3%); Uruguay 0,7% (9,2%); Paraguay 0,7% (11,1%); México 0,7% (8,1%); Bolivia 0,6% (2%), Ecuador 0,2% (3,9%) y Brasil presentó una deflación del 0,7 por ciento (10,7% en 12 meses).

Check Also

Trabajadores provinciales tendrán un nuevo incremento salarial

Así lo aseguró el gobernador Gustavo Valdés en dialogo con la prensa. El mandatario también …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.