Sobre qué te van a preguntar en el Censo 2022 (y sobre qué no)

COMPARTA NUESTRAS NOTICIAS

El 16 de marzo próximo se podrá comenzar a responder las preguntas del Censo 2022 de forma digital hasta el 18 de mayo, día en el que se realizará el recorrido de los censistas y en el que, las personas que contestaron las preguntas a través de la página web, deberán presentar un código alfanumérico a quienes realizan el censo para certificar que ya participaron.

El 18 de mayo también se podrán responder las preguntas de forma presencial, para quienes prefieran hacerlo por esa vía.

Ante el comienzo del censo la semana próxima, comenzaron a circular desinformaciones sobre el tema y surgieron dudas sobre qué es lo que el censo pregunta y qué no.

Ante el comienzo del censo la semana próxima, comenzaron a circular desinformaciones sobre el tema y surgieron dudas sobre qué es lo que el censo pregunta y qué no.

El cuestionario definitivo ya se encuentra publicado en la página oficial del censo y allí se pueden ver todas las preguntas.

El Censo permite saber “cuántos somos, qué características tenemos y dónde vivimos”, según explicó Santiago Poy, sociólogo especialista en análisis de datos cuantitativos, a Chequeado.

En esa línea, el cuestionario abarca preguntas sobre la vivienda y la población que habita los hogares. Respecto al primer punto, se preguntará por la cantidad de personas del hogar, el nombre de pila -no el apellido ni el documento de identidad-, si se poseen gastos en común para la alimentación y el régimen de tenencia de la vivienda.

Además, otras preguntas giran en torno a las características del hogar y de la vivienda, como el material predominante de los pisos y los techos, el acceso a los servicios básicos, la cantidad de ambientes y el acceso a internet.

El cuestionario también incluye preguntas específicas para cada uno de los integrantes del hogar, como el sexo registrado al nacer, la edad, la fecha de nacimiento, el nivel educativo, el lugar de nacimiento y el de residencia, el tipo de cobertura de salud y el autorreconocimiento étnico. Además, por primera vez el censo introdujo la pregunta por la identidad de género, es decir, el género con el que la persona se autopercibe.

El censo, además, busca determinar la población ocupada: si la semana anterior la persona trabajó por lo menos una hora (sin contar las tareas domésticas del hogar), si en ese semana “fabricó algo para vender afuera” o “hizo alguna changa”, si tenía trabajo y no concurrió, o si durante las últimas 4 semanas “buscó trabajo de alguna manera”, son algunas de las preguntas incluidas.

Para las personas que cuentan con trabajo, se preguntará el tipo de actividad en el que están involucrados -como educación, salud, administración pública, comercio, industria, entre otros-, y si se trabaja en el servicio doméstico, o si se es empleado, empleador, entre otros.

Por último, en relación a las mujeres de entre 14 y 49 años se cuestiona la cantidad de hijos nacidos vivos, el número de hijos vivos en la actualidad y la fecha de nacimiento del último hijo nacido vivo.

El cuestionario no requiere los apellidos de los censados ni los DNI, así como tampoco la información sobre la vacunación contra el coronavirus -ni ninguna otra vacuna-, el nivel de ingresos de los habitantes del hogar o datos como el correo electrónico o el número telefónico.

Fuente: Chequeado

Entradas relacionadas

Deja tu comentario