100.000 muertos por coronavirus. La Argentina acaba de cruzar la barrera más temida

COMPARTA NUESTRAS NOTICIAS

El país está entre los diez con mayor número de fallecidos por millón de habitantes

Argentina ha registrado este miércoles 614 nuevas muertes por covid-19 y supera los 100.000 fallecidos desde que se inició la pandemia. El dato, difundido por el Ministerio de Salud, sitúa a Argentina entre los diez países del mundo con mayor número de decesos por millón de habitantes, lo que supone un revés para el Gobierno de Alberto Fernández en este 2021 electoral.

El país sudamericano ha cruzado esta barrera simbólica mientras se enfrenta a una segunda ola más letal que la del año pasado y aprieta el acelerador en la campaña de inmunización. Hasta la fecha, más del 45% de la población argentina ha recibido una dosis de la vacuna y el 11% las dos.

América del Sur es la región más castigada por el coronavirus en muertes por millón de habitantes. Dentro de ella, Argentina está en cuarto lugar, por detrás de Perú, Brasil y Colombia. Como en la mayoría de países, la población anciana se ha llevado la peor parte: más de la mitad de los fallecidos han sido personas que habían superado los 70 años. El miedo a la nueva enfermedad, además, los ha mantenido aislados de sus seres queridos durante meses, con graves trastornos para su salud física y mental.

“Prefiero tener el 10% más de pobres y no 100.000 muertos en la Argentina”, dijo el presidente argentino en una entrevista publicada en abril de 2020. Ahora sus palabras se le han vuelto en contra. Argentina sufrió en 2020 una caída histórica del 9,9% del PIB debido en gran parte a las duras restricciones, pero aún así estas no han evitado que el país lamente un elevado número de muertes.

La mayoría de decesos se han registrado durante la segunda ola iniciada el pasado abril, de una virulencia muy superior a la primera. Las nuevas cepas son más contagiosas y causan estragos en el sistema respiratorio con mayor rapidez que las primeras, según infectólogos locales y gerentes hospitalarios que se han visto obligados a enfrentar situaciones que no vivieron en 2020, como pacientes sin camas en terapia intensiva y personal de salud exhausto después de más de un año sin tregua. En mayo se registraron varios días consecutivos con más de 700 muertes diarias, récord desde el inicio de la pandemia, y el Gobierno volvió a aplicar nuevas medidas, como una drástica disminución del número de pasajeros autorizados para entrar al país, toque de queda nocturno, prohibición temporal de actividades en interiores y la reducción del horario de negocios gastronómicos, entre otras. Las medidas han frenado el número de contagios, pero el acatamiento es muy inferior al de meses atrás y el malestar sigue en aumento.

La oposición ha aumentado las críticas contra el Gobierno peronista de centro-izquierda por la gestión de la pandemia, en especial por la suspensión de las clases presenciales y su impacto en niños, adolescentes y familias y el lento arranque de la campaña de vacunación. A cuatro meses de las elecciones legislativas —en las que se renueva la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado—, la lucha contra el coronavirus y la recuperación económica se prevén como ejes centrales de la campaña electoral.

Ranking

En el ranking global, la Argentina ocupa uno de los peores lugares. Esta mañana, con una tasa de 2239 muertes cada millón de habitantes, estaba dentro de los diez países más afectados. Perú encabeza esa ominosa tabla, que incluye a otros países de la región en los primeros lugares. Brasil y Colombia están incluso peor que la Argentina. El virus no distinguió colores políticos y fue impiadoso con América del Sur: ninguna otra región se vio tan diezmada. Su daño se cuenta en muertes, pero también en el derrumbe económico y en los miles de chicos en edad escolar que vieron interrumpida su educación.

En la inmensidad de los grandes números se esconde el llanto de las familias que sufrieron pérdidas. El coronavirus fue cruel no sólo por lo contagioso y letal, sino también por la imposición de agonías en soledad a las que obligó, en especial al inicio de la pandemia.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario